Dulcinea

CANTATA-FANTASÍA PARA
UN CABALLERO ENAMORADO

Para soprano, alto, tenor, bajo, coro y orquesta

SOBRE POEMAS DE
Carlos Murciano

OBRA ENCARGO DE la
ÓPERA DE BERLÍN
(DEUTSCHE OPER BERLIN)
    1. Los molinos de viento
      El coro susurra sonidos del viento. Un oboe canturrea una melodía sencilla que nos lleva por tierras de Castilla – La Mancha. La orquesta inicia un ritmo electrizante, frenético, casi salvaje que culmina con la intervención del coro. La aspas de los molinos de viento giran con fuerza. El coro, con frenesí, increpa al Caballero Don Quijote: “… ¿Dónde vas, soñador? ¿Contra quién quieres luchar desde que amanece el día? ¿Contra los molinos de viento? Por eso vas preparado con tu escudo, con tu lanza, convencido de ser el mejor jinete que cruzó La Mancha. Tu caballo se cansa y renquea. Eres un luchador vencido. Eres un capitán de nada.”
    2. La llamada del Caballero
      Se oye una brillante fanfarria. Las trompetas anuncian la llegada de Don Quijote.
    3. Canción del alba
      El coro canta al Caballero y anuncia igualmente su llegada. Por la extensa llanura de La Mancha cabalga Don Quijote. Y sueña. En sus sueños añora siempre a Dulcinea.
    4. Canto de Don Quijote
      Con gran lirismo apasionado canta Don Quijote su amor por Dulcinea. Él sueña con que la señora pronuncie su nombre. Si así lo hace “todo será más bello, todo será más limpio”. Él relata sus andanzas por los campos de Montiel en busca de su dama, que la considera “su esperanza y su destino”. Don Quijote nos relata en su canto que ha escrito las letras de su nombre sobre las letras del nombre de su señora. “Si Dulcinea pronuncia el nombre de Don Quijote lo convertirá en el Caballero más afortunado que hayan visto los siglos.”
    5. Batalla de los molinos de viento
      En un corto interludio la orquesta describe la batalla de Don Quijote contra los molinos de viento.
    6. Seguidilla
      Con la música de un vigoroso ritmo de seguidilla castellana, el coro comenta los deseos de Don Quijote de que Dulcinea pronuncie su nombre y así ésta reconozca que el amor del Caballero por ella la hizo hermosa y noble. “Ni magos ni amadises, ni floriseles ni doctores, ni nigromantes ni mambrinos, ni jorguines ni encantadores lograron conquistar su amor.” Don Quijote cabalga por los Campos de Montiel seguido de su escudero.
    7. Don Quijote y Sancho
      Don Quijote y Sancho se enzarzan en una pequeña disputa. Don Quijote pretende convencer a su escudero de que éste aprenda a amar de la misma forma que él ama a Dulcinea. Sancho, en cambio, se siente muy feliz con su Teresa Panza y le asegura que ésta le “entiende” muy bién, y eso es todo lo que él necesita. La escena se ilumina para Sancho y éste canta con gran lirismo y pasión su amor por su Teresa.
    8. ¡Abracadabra!
      El coro formula su conjura para que Dulcinea aparezca y pronuncie el nombre de Don Quijote. La música rítmica y vivaz se calma y se oye una canción de cuna que “mece la luna sobre La Mancha”. El coro pide al Caballero que no abra sus ojos y prosiga el camino de sus ensueños.
    9. Canto de Dulcinea  
      La música invita a escuchar los bailes y juegos de Dulcinea y sus amigas por los campos de La Mancha. Dulcinea aparece al fin, como una visión. Llega con aura de princesa, llena de amor y ternura por Don Quijote. Ella canta que su nombre es “dulce” como Dulcinea indica. Que su nombre salió del fondo de un espejo, tal como Don Quijote la vió, convertida en dama de un noble caballero. Dulcinea sigue relatando que su nombre es tibio y delicado, que viene del sol de los castillos y de los salones del ensueño. Ella es la princesa de sus afanes y la total dueña de sus pensamientos. Termina su canto con un “bienvenido sea Don Quijote a mi reino”.
    10. Canto final 
      Teresa Panza aparece en escena para confirmar su existencia y la existencia de la realidad. Don Quijote y Sancho aceptan que la realidad existe. El coro entona un canto al amor y a la libertad. Dulcinea concluye la obra repitiendo sus palabras a Don Quijote: “Bienvenido sea a mi reino.”
      Lorenzo Palomo

Los molinos de viento

by Coro y orquesta de la Ópera de Berlín | Director: Miguel A. Gómez Martínez

Canto final

by Coro y orquesta de la Ópera de Berlín | Soprano: Ainhoa Arteta | Director: Miguel A. Gómez Martínez

ESTRENO MUNDIAL

Konzerthaus de Berlín
15 de mayo de 2006
Soprano: Ainhoa Arteta
Alto: Cheri Rose Katz
Tenor: Burkhard Ulrich
Bajo: Arutjun Kotchinian
Coro de la Ópera de Berlín (Deutsche Oper Berlin)
Orquesta de la Ópera de Berlín (Deutsche Oper Berlin)
Director: Miguel Angel Gómez Martínez

 

EDITORES

Ediciones QUIROGA

Alcalá, 70
28009 Madrid, España
Tel: +34-91-577 07 51
Fax: +34-91-575 76 45
seemsa@seemsa.com
www.seemsa.com